Anuncios

En las últimas décadas, han aumentado las tasas de prevalencia de patologías como el asma, obesidad, diabetes, y ciertos tipos de cáncer en niños. Todas estas enfermedades tienen etiología compleja, los expertos señalan que los factores ambientales, el agua, los alimentos, déficits nutricionales o estrés psicosocial son capaces de interactuar con la predisposición genética a estas enfermedades

Por ejemplo, la OMS calcula que 1 de cada 160 niños en el mundo padece de trastornos del espectro autista (TEA) en comparación con datos epidemiológicos entre 1966 y 1991 de 4,4/10.000 y entre 1992 y 2001 de 12,7/10.000[1]. Entre las causas que señala la OMS están los genéticos y los ambientales.

[1] Fombonne E. «Epidemiological trends in rates of autism». Mol Psychiatry. 2002;7 Suppl 2:S4-6.

 

Contaminantes a los que nos exponemos diariamente

Humo, smog

Drogas recreativas, alcohol, tabaco

Aire contaminado

Aditivos alimenticios

Pesticidas, herbicidas fertilizantes en el agua y alimentos

Ingredientes carcinógenos en productos de limpieza e higiene

Productos animales conteniendo hormonas y parásitos

Xeniobioticos provenientes del plástico

Drogas medicinales

Radiación electromag_nética

Muchos estudios relacionan la exposición a estos contaminantes con cáncer, asma, neuropatías. Estos químicos están presentes en el agua, aire, residencias, en el trabajo, y en los alimentos. Más allá del efecto individual de cada producto la asociación de ellos puede multiplicar la agresión al organismo, por ejemplo, la asociación de tabaco y asbesto aumenta en 25 veces el riesgo de cáncer de pulmón, o el aspartame en asociación con el glutamato monosódico puede causar neurodegeneraciones.

Según expertos, nuestro sistema de desintoxicación no es capaz de eliminar o inhibir en forma adecuada los millones de productos químicos modernos extraños a nuestro organismo y a nuestro sistema de desintoxicación, hecho que puede alterar las expresiones genéticas y ocasionar enfermedades.

Las radiaciones electromagnéticas poseen un efecto genotoxico sobre el ADN que pueden desarrollar alteraciones en la barrera hematoencefálica y daño cognitivo según experimentos realizados in vitro.

Los niños son las víctimas más vulnerables de un mundo contaminado

Numerosos estudios   muestran cómo la exposición a pesticidas durante la gestación pueden inducir alteraciones neurotóxicas en seres humanos con el consecuente retardo del desarrollo y riesgo de autismo. 

Existen numerosas  publicaciones informando sobre el impacto general en la salud-crecimiento-desarrollo de los niños y se han detectado los siguientes problemas:

  • Asma y problemas respiratorios
  • Problemas de (déficit de atención) y de conducta
  • Trastornos del desarrollo cerebral
  • Alteraciones de la función hormonal
  • Problemas reproductivos en la mujer y en el hombre
  • Alteraciones en el inicio de la pubertad

Los toxicos ambientales son una amenaza al desarollo de los niños. Los niños, en especial neonatos y lactantes en los primeros 6 meses de vida, pueden ser particularmente vulnerables a los efectos de los químicos debido a su metabolismo inmaduro y a la capacidad disminuida o ausente para detoxificar y eliminar xenobióticos.

Influencia del medio ambiente sobre los genes

Las toxinas ambientales pueden inducir a la mutación y transformación maligna de varias maneras, principalmente por la mutación del ADN. 

El embarazo es uno de los momentos claves de la vida, una etapa en la que el feto es muy vulnerable a las influencias del entorno y sobre todo a la exposición inadvertida a numerosas sustancias químicas nocivas que se transmiten a través del cordón umbilical y la placenta, que pueden afectar su neurodesarrollo o alterar sus genes.

Estrategias de prevención

1. Epigenética

Gracias a la nutrigenómica y epigenetica, hoy se sabe que  suplementando  los nutrientes adeciados se  aumentar la expresión de los genes en beneficio de la salud y ayudar a protegerse de los daños causados por los tóxicos.

2. Programación materno infantil

Actualmente se sabe que algunas enfermedades que se presentan en la edad adulta son el resultado directo del entorno uterino durante el embarazo o de la alimentación durante la lactancia.

La alimentación y nutrición, particularmente durante las etapas tempranas del desarrollo, puede condicionar fuertemente nuestra salud a lo largo de la vida. Así, la alimentación de la futura madre constituye un factor primordial –más de lo que anteriormente se pensaba– en el desarrollo del niño, especialmente en lo que concierne a su futura salud y resistencia a enfermedades. 

3. Microbiota saludable

La microbiota intestinal es un complejo ecosistema interno cuyo equilibrio está profundamente ligado a nuestra salud.

El desequilibrio de bacterias intestinales puede favorecer enfermedades como inflamación intestinal, fatiga crónica, obesidad, colitis, alergias, o favorecer el paso de patógenos o tóxicos a la circulación sanguínea y la barrera hematoencefálica. Esto puede afectar los procesos de neurogénesis, neurotransmisión y neuroinflamación, lo que originaría alteraciones del neurodesarrollo.

Es recomendable que las mujeres que están embarazadas o planean embarazarse cuiden su salud intestinal, consuman prebióticos y probióticos con el fin de darle a sus hijos el mejor comienzo posible.

El parto normal y la lactancia materna son fundamentales para el desarrollo de la microbiota del bebé.

Conclusiones

  • La niñez es el grupo más vulnerable, a causa de su inmadurez anatomofisiológica y su dependencia psicosocial.
  • La contaminación del aire y del agua, las emisiones químicas, el agotamiento del ozono y las consecuencias del cambio climático son los principales problemas relacionados con la salud.
  • Los profesionales de salud deben estar plenamente informados al respecto, puesto que los niños tienen una especial sensibilidad, vulnerabilidad y, en algunos casos, una oportuna capacidad de recuperación ante la acción de diferentes tóxicos ambientales.
  • Mantener los sistemas de desintoxicación endógenos del cuerpo en buen estado es importante debe ser parte de cualquier tratamiento médico.
  • Los sistemas de purificación del cuerpo humano emplean gran número de enzimas para desechar los contaminantes. Éstas para funcionar requieren de vitaminas, minerales y aminoácidos, deficientes en nuestra alimentación actual debido al gran número de alimentos carecen de vitaminas o están contaminados.
  • Es preciso proteger las mitocondrias de las células de los daños ambientales mediante suplementación adecuada.
  • Se requiere además que los padres y futuros padres, se preparen para la concepción desde mucho antes, realizando terapias de desintoxicación y suplementación de nutrientes que protejan al feto de los daños ambientales.
  • Una microbiota saludable protegerá al feto, recién nacido y niño de los patógenos y tóxicos ambientales.

Medidas para que los niños vivan en entornos saludables

 

  • Consumir productos orgánicos
  • Reducir uso de materiales sintéticos.
  • Utilizar productos de limpieza naturales (usar naturales: jabón, vinagre, limón, bicarbonato).
  • No fumigar, no fumar
  • Ventilar los ambientes, quitar el polvo de muebles y pisos con trapo hñumedo
  • Usar productos y ropas naturales, especialmente en los bebés

Bibiliografía

Revista Cubana de Pediatría

versión impresa ISSN 0034-7531versión On-line ISSN 1561-3119

Rev Cubana Pediatr v.79 n.2 Ciudad de la Habana abr.-jun. 2007

Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana

Los tóxicos ambientales y su impacto en la salud de los niños

Dr. Roberto Zayas Mujica1 y Dr. Ulises Cabrera Cárdenas2 

Henrique Lemos, Artur, Processos naturais de desintoxicação para prevenção e tratamento das doenças 1º edição Rio de janeiro 2010

Hernandez Covarrubias, Javier Guía para vivir sano en un mundo toxico Mexico Bios 2011

 Creel L. Efectos del medio ambiente en la salud infantil: riesgos y soluciones. Population Reference Bureau. Nexus. [En línea] Consultado: noviembre de 2002. Disponible en: www.measurecommunication.org

 Ferrís Tortajada J, Ortega García JA, Aliaga Vera J, Ortí Martín A, García Castell.J. Introducción: el niño y el medio ambiente. Mesa Redonda: Salud Medioambiental Pediátrica. [En línea] An Esp Pediatr 2002;56[Supl 6]:353-59. Disponible en: http://external.doyma.es/prepdf/water.asp?pident_articulo=13032178&pident_usuario=64648&pident_revista=37&fichero=37v56nSupl.5a13032178pdf001.pdf

Domenech J. Medio ambiente y sus efectos sobre la salud. La oficina de farmacia y la información sanitario-ambiental. [En línea] Ámbito Farmacéutico. 2003;(22)3. Disponible en: http://db.doyma.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.pdf

Beltramino D. Niños, salud y ambiente. [En línea] Arch Argent Pediatr 2005;103(1). Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_issuetoc&pid=0325-007520050001&lng=pt&nrm=iso

Piñón Gámez A, Barceló Pérez C. Situación ambiental y su relación con afecciones a la salud. [En línea] Rev Cubana Med Gen Integr. 2005;21:3-4. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol21_3-4_05/mgi153_405r.htm

  1. Stein J. In harm’s way: toxic threats to child development. [En línea] J Dev Behav Pediatr.2002;23 (1Suppl):S13-22. Disponible en: http://www.jrnldbp.com/pt/re/jdbp/fulltext.00004703-200202001-00004.htm;jsessionid=EUYpz2OWRS3QpvpfUF2pr2xAf1opNDiJE1Hc1n5cEq1mI2uGtmz3!-1070481199!-949856145!9001!-1

Waalkes MP. Transplacental carcinogenicity of inorganic arsenic in the drinking water: induction of hepatic, ovarian, pulmonary, and adrenal tumors in mice. Toxicol Appl Pharmacol. [En línea] 2003;186:7-17 Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6WXH-47VXRWP-3&_user=606406&_handle=V-WA-A-W-E-MsSAYWA-UUA-U-AAVVCWUAEA-AAVWAUUEEA-DABZCDBDU-E-U&_fmt=summary&_coverDate=01%2F01%2F2003&_rdoc=2&_orig=browse&_srch=%23toc%237159%232003%23998139998%23385485!&_cdi=7159&view=c&_acct=C000029798&_version=1&_urlVersion=0&_userid=606406&md5=9f339e2e0bd673068810e248151a9a5e

Friederich M, et al. Diabetes, Oxidative Stress, Nitric Oxide and Mitochondria Function. Curr Diabetes Rev. 2009. Doi:10.2174/157339909788166800

  1. Turnbull HE, et al. The mitochondrial brain: From mitochondrial genome to neurodegeneration. Biochim Biophys Acta – Mol Basis Dis. 2010. Doi:10.1016/j. bbadis.2009.07.010

Harman D. Aging: A Theory Based on Free Radical and Radiation Chemistry. J Gerontol. 1956. Doi:10.1093/ geronj/11.3.298

  1. Harman D. The Biologic Clock: The Mitochondria? J Am Geriatr Soc. 1972. Doi:10.1111/j.1532-5415.1972.tb00787.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: