¿Cómo prevenir los resfrios en invierno?

El sistema inmunológico natural del cuerpo trabaja arduamente para combatir enfermedades e infecciones causadas por gérmenes con los que entramos en contacto todos los días. Esto incluye más de 200 virus de resfriados. Los virus de resfriado siempre evolucionan y mutan, lo que nos hace susceptible a contraer la nueva cepa. Por ello es necesario tomar medidas para ayudar a que el sistema inmunológico natural combata la infección viral conocida como resfriado común.

El sistema inmune está compuesto por un red de células, tejidos y órganos, son ellos los encargados de trabajar en conjunto para proteger nuestro cuerpo. Estas células protectoras son los llamados leucocitos o glóbulos blancos, encargados de atacar precisamente esos organismos que nos causan las enfermedades. Estas células se encuentran situadas en el timo, el bazo y la médula ósea. Son los llamados “órganos linfáticos”.

Si por la razón que sea disponemos en un momento dado de un bajo nivel de leucocitos, dejaremos de poder hacer frente a esos elementos externos que nos enferman.

¿Por qué el virus del resfriado gana en invierno?

Un estudio demuestra que el frío disminuye la respuesta inmunitaria innata, lo que facilita la propagación del patógeno.

Según afirma en un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el fenómeno se debe tanto a las características de adaptación ambiental del rinovirus (el principal responsable del resfriado común) como a las de nuestro sistema inmunitario.

A diferencia de la mayoría de los otros virus, el rinovirus no logra reproducirse en un ambiente con una temperatura superior a 37 °C, la misma que presenta el interior de nuestro cuerpo, pero sí lo hace con la máxima eficacia a una inferior, entre 33 y 35 °C. Esta es, precisamente, la temperatura que presentan las cavidades nasales cuando uno se expone, durante un tiempo, al frío. No obstante, tal como descubrieron Foxman y sus colaboradores, hay otro factor que explica la causa de los resfriados. En las condiciones ambientales anteriormente descritas, la respuesta inmunitaria innata, esto es, la primera línea de defensa de nuestro organismo contra los agentes infecciosos, se vuelve mucho más lenta y menos eficiente. Por ello es necesario tomar medidas para ayudar a que el sistema inmunológico natural combata la infección viral conocida como resfriado común.

El sistema inmunitario se ve potenciado con el sueño y el descanso, mientras que resulta perjudicado por el estrés. Las dietas pueden afectar al sistema inmunitario; por ejemplo frutas frescas, vegetales y comida rica en ciertos ácidos grasos favorecen el mantenimiento de un sistema inmunitario saludable

La mitocondria humana  tiene un papel relevante en la mantención de la salud y la preservación de la vida y en el desarrollo y mantenimiento de un sistema inmune con la capacidad de defender al organismo contra los patógenos invasores cuanto aumentar la respuesta inmune y producción de vitaminas y minerales  a partir de una correcta digestión  y absorción de los alimentos.

El intestino es relacionado con la función inmune más importante del organismo, aproximadamente 60% de las células inmunológicas del organismo están presentes en la mucosa intestinal.

Activos  que mejoran el sistema inmune

Astragalus: tiene gran capacidad de incrementar la respuesta inmune. Estimula las células NK, Activa la telomerasa, retardando el acortamiento de los telomeros de los cromosomas, aumenta la actividad de los linfocitos T, estimula la producción natural de interferon y potencia su actividad, aumenta significativamente la potencia de la interleucina-2(rIL-2 recombinante, estimula la actividad hipofisis-suprarenal, restaura la formación de glóbulos rojos en la medula ósea). Astrágalus disminuye la hiperactividad inmune en pacientes con lupus eritematoso sistémico y miastenia gravis, dos enfermedades autoinmunes severas

Echinacea Purpurea: La principal virtud de la Echinacea son sus propiedades antimicrobianas contra bacterias, hongos y virus. Esto es debido a su capacidad para estimular el sistema inmunológico aumentando la producción de glóbulos blancos.  Igualmente se ha comprobado su poder de estimular la producción de Interferon Alfa, Beta y Gama y TNF-alfa (proteína que genera el propio organismo para neutralizar los virus)

Licorice: Licorice o Palo dulce debido a su sabor endulzado es una planta cuya raíz tiene grandes propiedades terapéuticas y ha sido usado desde hace más de 5.000 años por los chinos. Cientos de sustancias potencialmente curativas se han identificado en el licorice (que es 50 veces más dulce que el azúcar) ejerce numerosos efectos beneficiosos sobre el cuerpo

Tiene una acción similar a la aspirina, y es útil para aliviar la fiebre y el dolor, su efecto calmante ayuda a aliviar los dolores de cabeza y de garganta. Gracias a su efecto antialergénico es muy útil para la fiebre del heno, rinitis alérgica, conjuntivitis y asma bronquial.

Alivia la congestión y la tos, ayudando a aflojar la mucosidad delgada en las vías respiratorias; esto hace que una tos más “productivo”, con lo que la flema y otros retazos de moco. Ayuda a relajar los espasmos bronquiales, combate los virus que causan enfermedades respiratorias y la producción excesiva de moco.

Vitamina A: Pequeñas dosis estimulan la respuesta inmune, la respuesta de linfocitos T y B.

Complejo B2: Estimula la respuesta inmune.

Vitamina D: Regula la cantidad de linfocitos T, en relación a las células activadas.

Vitamina E: Su deficiencia deprime la síntesis de inmunoglobulinas.

Complejo B: Directamente relacionado con el sistema inmune.

Acido Fólico: Aumenta la respuesta a los mitógenos.

Vitamina C tiene papel fundamental en la respuesta inmune: estimula la síntesis del interferón, aumenta la motilidad de los neutrófilos y regula la diferenciación de los linfocitos.

Cobre: Aumenta la actividad de los granulocitos y la función del retículo endotelial.

Manganeso: Implementa la actividad de los macrófagos y de las células NK (destructoras de las células cancerosas)

Selenio: Aumenta la fagocitosis y las células T, y modula la respuesta a los mitógenos y antígenos.

Zinc: Indispensable para el sistema inmune; aumenta la respuesta de las células T y es cofactor en la quimiotaxia de los neutrófilos.

Los probióticos afectan el ecosistema intestinal, estimulando los mecanismos inmunológicos de la mucosa intestinal a través de un antagonismo con los patógenos potenciales, activan los macrófagos, aumentan la producción de inmuno globulina, modulan el perfil de las citoquinas e inducen a la disminución de la respuesta a los antígenos de los alimentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: